Otro sábado en buena compañía, con Gabriel cerquita de mí y un buen libro a mano.

Pero no podemos olvidarnos de la música...

Un clásico.