Ya tenía ganas de quitarle a mamá esta máquina donde aparecen letras y que sólo abandona cuando me pongo a llorar...

Lo primero es, presentarme (porque mamá me dice que tengo que ser educado). Mi nombre es Gabriel, soy el hijo de Merche, y soy muuuu... guapo (es la opinión de mis papis, yo todavía tengo que verme jajajajaja...)

Y ahora al asunto, antes de que se despierte mi mamá.

El otro día mi mami me llevó a mi primera presentación y aunque yo no sabía muy bien de qué iba a ir la cosa, no me importaba mucho porque... lo IMPORTANTE era que mi mamá me sacaba de casa (yuhu.... fiesta).

Me llevó a Madrid en tren por lo que aproveché para ver muchas cosillas que no paraban de pasar por delante de mis ojos muy rápido. Mi mamá quería que me durmiera pero no le hice mucho caso ya que tenía que ver mundo aunque... al final... mis ojos se cerraron, pero sólo un poquito, no quería que las chicas (como mi mamá llama a sus amigas) me vieran roncando y es que la primera impresión es la que cuenta.

Cuando me desperté nos encontrábamos en un sitio muy chulo. Había muchas mamás y algunas que, según me dijo la mía, no lo eran... o eso decía ella porque yo sólo podía pensar en que en ese lugar había mucha comida donde elegir aunque... la leche de mi mamá es la mejor y no la cambio por nada del mundo mundial :D

Nos acomodamos en uno de los sofás que allí había, bueno... más bien yo lo hice entre los brazos de mi mami quien enseguida me enchufó la teta para darme de comer (sabéis que mi mami es adivina??? Sabía que tenía hambre sin que yo llorara); instante en el que aprovecharon para empezar con la presentación.

¡No había otro momento!

Justo cuando yo estaba comiendo, cuando mi atención estaba concentrada en sólo una cosa, en que tenía hambre, mucha hambre...

Intenté escuchar...

Intenté entender todo lo que allí se decía para así no dejar mal a mi mamá pero...

Mis ojos se cerraban...

Mi cuerpo empezaba a no obedecerme...

¡¡¡¡ME QUEDÉ DORMIDO!!!! (qué vergüenza!!!)

Y ya... para cuando quise despertarme...

Todo había acabado...

Menos mal que luego mi mamá me lo contó todo, todito, todo. Por lo que pude enterarme de que el libro que se presentaba era el de Olivia Ardey (una mamá muy guay que no paraba de mover las manos cuando hablaba).

Su novela se titula, Delicias y Secretos en Manhattan, un nombre que esconde dos historias de amor muy chulas y algunas recetas de bollos (yo no he probado todavía los dulces pero mi mamá no para de comerlos por lo que tienen que estar muy buenos, ummmmmmm....).

Mi mami me ha dicho que el libro está muy bien, muy entretenido (ella sabe más que yo en estas cosas) así que tendré que esperar a que suba la reseña de la novela a la página de Yo leo RA para no perderme nada de nada, claro que espero no estar durmiendo o... comiendo :D

Eso me recuerda que voy a tener que dejaros porque mi tripita ya está haciendo ruido avisándome de que necesito comer (ummmm... tengo que despertar a mi mamá).

Pero antes, os dejo una foto de la presentación donde podréis ver lo bien que se lo pasaron... yo también porque aunque estuve durmiendo, dormí muy a gustito :D