Seguro que os estaréis diciendo que a esta chica se le ha ido la cabeza... pues casi, casi...

Y es que ya no puedo más.

Había avisado, había amenazado y creo que la gente no me veía capaz de hacerlo pero es que...

¡no - puedo - más!

Os cuento:

Ya sabéis y si no es de vuestro conocimiento yo os informo con todo el gusto, que una servidora está embarazada, ya de casi 23 semanitas, y sí, mi barriga está cogiendo grandes dimensiones.

Sigo devolviendo (lo de los tres meses sólo vomitando creo que es una leyenda urbana).

Mis piernas ya comienzan a sufrir los calambres (¡qué dolor nocturno!)

Y dormir, uffffffffffffff.... ¡¿qué es dormir una noche entera sin despertarse?!

Pero entre todo, entre todos los síntomas que más me están "molestando", es la de ir al WC cada 5 minutos.

No os exagero, cada 5 minutos, aggggggggggggggggggg......

Lo bueno (siempre hay algo bueno) es que como mi cuerpo no tiene retención de líquidos (¡para tenerlo!) mis tobillos están tal cual sílfide estupenda (no los he tenido nunca, y repito, nunca igual).

Y algo que no me puedo olvidar que es estupendo: el sentir como mi bebecito, mi Gabriel, empieza a dar sus primeros pasos de danza dentro del estómago de su madre (una servidora).

En fin, después de este desahogo, de este desvarío, de este noséqué... me despido de vosotr@s porque tengo....

¡TENGO QUE IR AL SERVICIO!