Pensando, pensando, porque sí chic@s de vez en cuando lo que tengo encima de mis hombros piensa no sólo decora, he llegado a una conclusión.

No sabía qué subiros.

Un nuevo relato, una nueva historia, o un nuevo vídeo. No me llama nada la atención, pero... de repente me dije: Estos chic@s conocen uno de mis pintores favoritos, Van Gogh, pero del otro no os he hablado nada, o más bien de su obra.

El Bosco y su Jardín de las Delicias, me tiene loca. Siempre que voy al Prado termino recalando delante de él, pegándome con la marabunta de turistas que tienen la costumbre de ver una obra de arte con la nariz pegada a la pintura, e intentando disfrutar de sus colores, sus figuras y su mensaje.

Os dejo la imagen, esperando que os guste tanto como a mí :D