Pues sí, lo que leéis. Navegando por la bloggosfera llegué hasta un Nuevo Concurso, promovido por un Blog muy Especial, Perdidas Entre Páginas.

El Premio, dos libros muy en boga actualmente, dentro de la Literatura Juvenil, Éxodo y El Don. Ambos libros de la Editorial Ámbar.

Y como no tenía ninguno, y el Concurso me llamaba la atención: escribir un relato breve a partir de un párrafo ya existente en el libro de Éxodo, pues me animé.

El Jurado las administradoras de Perdidas Entre Páginas, y la propia autora de Éxodo, Anissa B. Damon.

Y la SUERTE apareció. Sin esperarlo he conseguido los dos libros y que a la gente le guste el relato.



Os lo dejo por si queréis echarle un vistazo:


Un Extraño


Torció la boca en una sonrisa
-No puedo prometerte eso
-Entonces no hay trato
Se encogió de hombros
-Bien
Volvió la vista al frente y giró la llave de contacto para encender de nuevo el motor. Conectó la radio y comenzó a sonar una música suave. De pronto, abrió el seguro y esperó a que bajara del coche.


La intriga me consumía. Se bajaría del coche, no se bajaría. Lauren Bacall estaba fantástica. La película era muy buena; estaba hecha en blanco y negro lo que suscitaba un mayor misterio alrededor de la actuación de los actores, me estaba cautivando.
Mi atención estaba centrada en a la pantalla, cuando la imagen de la tele se fue junto con la luz de la casa.
­– Ufffffffffffff…… siempre me pasa lo mismo ­– me levanté del sillón y me dirigí al descansillo de mi vivienda.
Esperaba vislumbrar algo, pero la oscuridad se había adueñado del rellano. ­– Debería haberme traído una linterna.
­­– Eso pienso yo.
Un grito acompañó a esa voz, un grito emitido por mí. No esperaba que hubiera alguien ahí fuera, más cuando mis vecinos estaban de vacaciones.
Una mano se apoyó sobre mi hombro, y un temblor me recorrió todo el cuerpo.
­– ¿ Estás bien ? ­– la voz no me inspiraba terror, sino todo lo contrario. ­– ¿ Te he asustado ?
Me volví hacia la persona que me formulaba esa pregunta tan estúpida. Qué si me había asustado, pero ¡ qué pregunta ! Pensaba decirle, al propietario de esa voz, lo que pensaba hasta que, gracias a la luz que portaba ese extraño, pude verle.
­– Eres… eres ­– mi tartamudeo daba una imagen de mí que no quería recordar.
­– Hola, soy tu nuevo vecino.
­– ¡¿ Mi nuevo vecino ?! ­– tenía que cerrar la boca.
­– Sí. Hola.
Mi nuevo vecino era un fantasma. […]


Muchas gracias a Perdidas Entre Páginas y a Anissa B. Damon


Relato propiedad de Merche Diolch©